divendres, 23 de novembre de 2012

¡Votaré!


Hay vasallajes que rompen alas.
Me circunscribo a la necesidad de autodeterminación.
Contar con las dinámicas personales dentro de una comunidad que se amplía hasta la globalidad.
Un independentismo con tintes mercantilistas no se ajusta a esa necesidad de bienestar social.
Un federalismo que se desajusta en el expolio mercantil, tampoco.
Aún desojo la margarita y un día pienso en unos y otro en otros.
Ayer, en uno de mis contactos, escuché un nuevo argumento. En él se señala que hay dos trispartitos, El de derechas y el de izquierdas.
Se ha focalizado la campaña en la posibilidad de independencia.
Había sed y se ofreció beber.
El asunto es que hay líquidos que no son potables.
¡Votaré!
A uno de esos partidos que anteponga las personas sobre las cosas.