dimecres, 29 de setembre de 2010

Clea Imagina en FB de Susana (29-9-10)

He despertado pensando en tu madre. Sara.

Tú eres su vivo retrato. Eras.
Ella quedó en la juventud, tu has seguido tus pasos hacía una edad en que todo se puede mirar desde la perspectiva que ellos dan.

Sara nació entre algodones.
Su mundo fue de color de rosa.
No sabemos más de ella.
Casi es transparente.
Su presencia en la trama se desvanece.

Tu padre se refugia en ese amor durante toda la vida.
Incluso cuando conoce a Matilde.
Una y otra no se excluyen.
Con las dos tiene lo que puede desear.
La pasión le llega con tu segunda madre (mejor así, que no madrastra).

Ayer, al teclear el episodio que engarza el matrimonio de tus progenitores, tuve la sensación de que faltaba algo.
Como si hubieran desaparecido palabras escritas.
Recordaba lo que allí no podrá encontrar el lector.
Veía la emoción en la mirada del niño cuando tenía ante sí al bebé que fue tu madre.

Recordaba sus idas y venidas por las calles a la espera de encontrarse con ella para tirar de uno de sus lazos y salir escapando, con la sonrisa pícara de la niña al sentirse única y especial.

Nada de todo eso está en el texto.

En ese momento, contaba Nacho, tu hermano.
Ni siquiera tú.

Reconozco que descuidé vuestra presencia.

Jacinta ya tenía cuerpo y figura.
Era el tronco de un árbol que mantendría vuestro arraigo familiar contra viento y marea.

La entrega a tu padre, era la que ofrecía a la vida.

Sara tenía sus sueños y fantasías.
Los vivía en una infancia perpetua.
Con ella nunca hubieras sido la que eres.

Sin embargo, los pocos meses que te tuvo a su lado fueron suficientes para que te diera el ángel que llevaba dentro.

Ella está en ti.

Es el velo que te ha protegido y protege.

Una mujer sabe, aunque parezca que vive en el aire.

Cuando estuviste en su vientre, ella te hablaba.
Si pudieras recordar sus palabras, descubrirías que la fuerza vital te viene de ella.




dimarts, 28 de setembre de 2010

Vuelvo a ella.

Mensajes mesiánicos los ha habido siempre.

Fernando se enamoró de la arena del desierto.
Abrazó otro pueblo distinto al de parte de su origen.
Sofia quiso que fuera libre.
Lo mismo que ella.

Un muchacho que en este lado del mundo no tiene otra cosa que espera.
Me alegró que decidiera seguir su instinto.
No lo dije, pero sentí que dentro de mí se abría el mundo.

Siempre es posible anidar en mundos posibles.
Él lo encontró.

Reconoció su destino.
Le quisimos convencer de que debía seguir sus estudios.
El tiempo de los obligados había terminado, pero aspirábamos a que hiciera carrera.
Un Cifuentes podía hacerla.
Era el único de nuestra familia.

Mila se puso de su parte.
Ella era su segunda madre.

Has empezado a copiar lo que tienes escrito.
Me he visto en esa tarde que mis recuerdos han borrado.

Jacinta lo llenaba todo.
Iba tras ella durante todo el día, pero cuando Nacho aparecía en escena él brillaba como una estrella.
Lo tenía endiosado.
Siempre sentí admiración por él. Incluso cuando llegué a saber lo suyo con Matilde.

Vuelvo a ella.
Matilde siempre en mi memoria.

Clea Imagina en FB de Susana (28-9-10)

Es posible que tu silencio reclamara mis escritos.
Ya empecé a componer ese tapiz de tu existir, querida niña.

Fernando no habla.
No emite palabras ni frases.
Orienta mi mirada.

Hoy he estado visionando vídeos catastrofistas.
En ellos se anuncia la hecatombe para el 2012.
No he dado crédito a esos pájaros de mal agüero.

Mañana el patio estará revuelto.
A río revuelto, ganancia de pescadores.

dilluns, 27 de setembre de 2010

Fernando

Tu sobrino, Fernando, quiere entrar en acción.
No usaremos el mismo recurso que hemos usado para que te manifestaras, querida Susi.
Él es el futuro.

Tu sobrina Sofia tomó decisiones claras cuando decidió tener ese hijo.

Ella, liberada del lastre del pasado y las sombras de lo que se disimula, de muy jovencita quiso ser madre.
Lo hizo pensando que tras la maternidad viviría su propia vida.
Era muy jovencita.
Tú eras su guía.
Quería seguir tus pasos, pero sin tus carencias.

Ese niño fue deseado.

Pensé que sería ella quien tomaría la palabra en tu ausencia, pero eso no está en mi mano.

Vengo a tu espacio para seguir dialogando con los personajes.

dimecres, 22 de setembre de 2010

Hay quien rememora el primer amor porque necesita recuperarse a sí mismo.

Hay quien rememora el primer amor porque necesita recuperarse a sí mismo.

Ella fue mi primer amor.
Me llevaba en volandas.

Yo volaba.

El mundo era un paisaje lleno de luz.

Así pues, el primero de todos es la madre.
Biológica o adoptada, no es relevante.

Yo esperaba.

Cuando llegó ella a casa, traída por la cintura por el brazo de mi padre, supe responder al mandato del corazón.

Un niño sabe. Una niña, más.

Su gesto tenía el significado venido de lo ancestral.

El Universo se había vuelto a mi favor.

Es cierto, que desde aquel día cambió el rumbo de mi vida.
De la contemplación al hermano mayor, pasé a soñar en un arcoiris bajo el sol.

No tuve amigas, cuando por mi edad hubiera sido lo normal.

Añoraba el despertar, con sus cosquillas, cuando estaba en el internado.
Imaginaba, y revivía, lo cotidiano en la casa en que ella se movía.
No vivía entre pupitres y oraciones.
Corría y galopaba en nubes de algodón, pensando en ella.

Desperté a las sensaciones de la piel entre dedos de mujer. Mujeres que me recordaban a ella.
Caricias y besos que me adentraban en el tunel laberíntico del deseo.

Ellas se quejaban.
Lamentaban mi ausencia y falta de entrega.
Yo guardaba mi tesoro, oculto incluso para mí.

Ahora lo sé.
He tenido que entablar esta conversación contigo, para revivir y sufrir el desvelo de lo que me perdí.

Ella está conmigo.
Me espera.
Sabe que debo redescubrir el camino.

Has removido mi conciencia.

Has removido mi conciencia.
¡Se perdió tanto!
Siempre cae al fondo del océano el lastre que sobra.
¡Tantos muertos a deshora!
Hay un final de viaje imprevisto, pero se espera cubrir el ciclo.
La vida tiene sus ritmos.
Falsarios atesoran lo que les sobra., cerrando las puertas a quienes ni aire y agua tienen.

Sembraron la muerte, sin mirar a poniente.
Siempre a delante con sus ideas hueras.
Las respuestas se acallan con mordazas.
Silenciaron.

Siempre hay quien se vende y sirve al que le paga.
Traidores de sus iguales.
Vendieron mentiras de falsas propuestas.
Heridas que con el tiempo sanaron mal cerradas dejando las puertas abiertas al rencor y discordia.
Aparentaban.

Ayer no pude venir.
Estaba dolida por todo lo que esto remueve.
El fondo del pozo de mi memoria enloda las aguas posadas y remansadas

He copiado lo que escribí sobre ese material que hoy no puede decirse papel.
Muchas buenas intenciones llevaron a hacer de él objeto de museo.
Otros medios salieron con atributos de materiales alternativos a explotar otros entornos y paisajes.
Habría que volver a la memoria distribuida y compartida, como se hacía para rescatar los libros quemados, en esa historia que anunciaba su muerte, Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.

dilluns, 20 de setembre de 2010

Hoy he pensado en el amor.

Hoy he pensado en el amor.

Papá y mamá.
Papá y Matilde.
Ignacio.
Yo.

No me has dado oportunidad de vivir una historia pasional.

Cuando parecía que el encuentro la propiciaba, tus flechas se orientaban a otras.

Lo cierto es que viví con desapego esa emoción.

Matilde fue el amor de mi vida.

Mi madrastra.
Qué palabra tan cargada de negatividad.

Jacinta lo arropaba todo.

Ella murió centenaria.
Eso si que era una cosa a destacar en esa época. No ahora.

Me percato de que eludo añadir a Carlos cuando nombro nuestro núcleo familiar.
Es extraño, aún tengo esa pelusilla.
No me rompí por su pérdida, si por la de Ignacio.
Me volví junco en ese desierto que tanto conocía.
Soporte para Nicole y sus hijas.
De él heredé su familia.

Hinchó la barriga de Matilde, la que quería sólo mía.

Eso debe ser.

Tampoco tengo queja.
Lo pasaste a las manos de Jacinta, que incluso tiró de él y cortó su cordón umbilical.
Me dejaste a Matilde para mí sola.
Te estoy agradecida.
Era su niña.

Sigo siéndolo, aunque mis años se cuenten en tres cifras.

No te atreverás a privarme de esa unión.
Ahora está a mi lado.
No estoy sola.
Ya sé que cuando los muertos se presentan a los vivos es para acompañarles en el camino.
Estoy dispuesta.
Es una alegría saber que es ella la que me llevará de la mano, como cuando niña me paseaba por la ciudad a la que íbamos a visitar a mi hermano.

He tenido que ser yo

Pusiste el dedo en la llaga.La droga hizo mella en nuestra casa.Lucia aparentaba ser la más fuerte de las tres niñas.Tanto que a penas le dedicaste páginas en tu novela.

He tenido que ser yo quien sacara a la luz ese escabroso acontecimiento.

La historia se repite.

Aunque piso el ecuador del siglo XXI no me es dado filtrar información.

Eso me coloca en la distancia que deja el poso de algunos acontecimientos que para ti son presente.

Lamentablemente, nada es nuevo bajo el sol.

La historia se repite.

Suerte tengo que aún merodeo en ella.

Buen día, Susana:
A mi también me gusta que me lean.
Ya tenemos algo en común.
Gracias por tu amistad virtual.
Cordiales saludos,
Celia

Mi deseo es existencial.

Si no me leen, no existo.

Tu pisas las calles de asfalto, yo vivo en la mente de mi creadora y de quienes leen lo que ella escribe.

Cien por cien de acuerdo contigo...buen comienzo de entendimiento...
Te recomiendo:
www.circuloindependiente.net
http://lapizceroediciones.blogspot.com/
y mi blog, claro, THEMCELVEZ:
http://themcelvez.blogspot.com/

Felices lecturas y escribanías, como dice Alina Galliano...

Me gustaría, pero no puedo ir más allá de esta pantalla.

Mi autora lo tendrá en cuenta.
...
Supongo.

Suerte tengo que aún merodeo en ella.

diumenge, 19 de setembre de 2010

Renace en mí esa frustración y desamparo.

¿Qué hacer cuando eres testigo de la bajada a los infiernos de alguien querido?

Millones de muertos otros.
El tuyo te duele.Tanto, que no te deja respirar.

La vida sigue dejando a tu paso los despojos anudados del alma del alma resquebrajada en llanto seco.

Renace en mí esa frustración y desamparo.

Esa incapacidad ante la víctima.

La tuve en mis brazos.
Pensé que con ellos la liberaría.
Tuve que protegerme de su ira.
No era ella.
Pedí ayuda.
La pedimos.
Nos unimos e hicimos piña

Yo no podía con todo.

Se me iba de las manos.

Ella estaba en lo más hondo del oscuro pozo de su conciencia.
Allí no oía, allí no veía,...
Sus sentidos eran muros infranqueables.

u abstinencia no fue una fiesta.
Fue dantesca.

Conseguimos que se salvara de esa droga, no de sí misma.

Todos alerta la atosigamos.
Ahogamos el espacio que su alma necesitaba.

Ya no volaba, ya no reía.

Estaba vacía.

Su mente se hizo pedazos.
Ha muerto.
Su vida aquieta nuestras conciencias.

Fue peor tener que dejarla en una institución hospitalaria de por vida.

Hablo de Lucia, la mayor de las tres hermanas.
Hija de Nicole y mi hermano Carlos.

dissabte, 18 de setembre de 2010

Me fascina la posibilidad de ser leída antes de que publiques.

Has querido traerme a tu tiempo para que te acompañe en la dolorosa perspectiva de cerrar definitivamente la historia que aún está viva.

El otro día le conté a Sofia, mi sobrina, tu osadía.
A ella no le parece extraño.
Entiende que quieras contar conmigo.

Tengo que agradecerte me permitas explicitar cosas que con las prisas omites en la novela.

Me fascina la posibilidad de ser leída antes de que publiques.

Dirás que chocheo.
Es posible.
Cuenta que tengo mis añitos.
Me hiciste longeva para tu tiempo. No para el nuestro.
Ya llegarás. Eso espero.
Te gustará contrastar lo que en este juego narrativo has supuesto.

Cada agente sigue un guión previo.





http://www.20minutos.es/noticia/812369/0/manifiesto/toro/vega/

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Nadie/toma/pelo/Viviane/Reding/elpepiint/20100918elpepiint_3/Tes

Querida Clea, imaginas que esas cosas son trascendentes, pero no estás en el futuro.

Si miraras esos hechos desde mi perspectiva verías que nada de lo que parece es.

Cada agente sigue un guión previo. El que marca el sitio que ocupa en el tablero.

Cuando murió Ignacio, mi hermano, ese mundo que me acogía perdió sentido.
Mis reportajes eran muy apreciados, pero no modificaban nada.
Decir la verdad no significaba nada para la realidad que la configuraba.

Mi querido hermano perdió la vida porque las circunstancias lo pillaron en medio.

No desvelaré elementos novelados, porque si lo hago no habrá quien me lea, y eso sería un desastre.
Daría cualquier cosa porque metieras tu novela entre los libros olvidados para que algún día alguien la encontrara.

Si no me leen, no existo.

Si no me leen, no existo.

Los personajes vivimos en la mente de nuestros creadores, pero eso no basta.

Lazos de seda

Yo también tuve esa admiración ciega a mi hermano.

La habitación de papa era un misterio para mí.

Recuerdo que miraba su interior cuando Jacinta estaba en ella ordenando sus cosas.

Matilde ocupó otra.

Me llamaba la atención una caja de laca oscurecida que se posaba en un ángulo del escritorio de papá.
Cuando Jacinta la cogía, para quitarle el polvo, se quedaba con ella contra su pecho.
Supongo que era eso lo que hizo que focalizara mi atención hacía ella.

Cuando regresé al pueblo, y me interné en esos recuerdos de infancia, lo primero que tomé en mis manos fue esa caja.
Tardé en abrirla.
Seguí el ritual que siempre observaba en el umbral de la puerta.
Al hacerlo, sentí la presencia de papá y Jacinta.

Matilde no entraba a ese espacio de la casa.
Eso era algo que me intrigaba siendo una niña, y también una jovencita.

Sé que esa caja guardaba mechones rubios y lazos de seda.

Cuando papá me entregó la llave de lo que aún es mi casa, un apartamento en un barrio mágico de la ciudad a la que he vuelto, lo hizo desprendiéndose de uno de sus tesoros. Un lazo azul cielo.
Mis ojos hacen juego con él cuando estoy relajada.

Dicen de mis ojos que cambian su color, como ese cielo que los reclama.

Papá decía que yo era el regalo que mamá le había dejado para que soportara su ausencia.

Él la amó siempre. Aún después de su muerte.

Matilde nunca se interpuso.
Al contrario.
Simpatizó con ese sentimiento.
Me tomaba en sus brazos y me hablaba de ella, mi mamá.
Al hacerlo, yo sentía que esos brazos eran de madre.

Una mente racional no sabría entenderlo, pero tú sí.
Mamá estuvo en Matilde siempre que ella me tomaba en sus brazos.

¿Se produjo una simbiosis?

No sólo eso.

Cuando saco esas cintas de la caja que hoy tiene su laca oscurecida, y a penas deja ver las flores de sus adornos, con su contacto ...
Las tengo a ellas, a las tres, acunándome.

Las siento en mí.

No se fueron, están en mi piel, en mis huesos, en mi sangre, en mi alma,...

A veces, se ponen ante mí y acarician mi cara, como la brisa del mar que me acompaña.

divendres, 17 de setembre de 2010

¿Cómo es posible saber tanto del mundo y nada de una misma?

No hay males comparables.

Cuando murió Nacho, mi hermano, mi mundo se dio la vuelta como un calcetín.
Abandoné lo que llevaba haciendo hasta ese momento.

No reaccioné en muchos años.
Desconocía qué sucedía dentro de mí.

Un dios con pantaloncitos cortos. Ese era Naito (Como yo le llamaba con mi media lengua).
Nunca dejé de admirarle.
Su compromiso era absoluto.
Desconocía la pasión que lo corroía.
Los diarios de Matilde me pusieron ante un Ignacio distinto.
Si no fuera porque ella era otro de mis dioses, hubiera pensado que era una de sus fantasías literarias.

Matilde y yo preparábamos teatrillos y poesías.
Jugábamos juntas.
Yo su niña, ella mi diosa.

Eso hasta que nació Carlos y me desbancó.
Príncesa destronada.

No supe que había sido así, hasta que tuve ante mí la fotografía que se hizo en su bautismo.
¿Cómo es posible saber tanto del mundo y nada de una misma?

La autora no se asoma.

Yo estoy en el presente, pero tú interactúas desde el pasado de una novela concluida.
Esto es una segunda parte, en la que Clea imagina.

La autora no se asoma.

Se destapó el secreto.
Le hemos fallado.
No hemos sabido guardar silencio.

Aún así, aquí estamos para desempolvar tu pasado y el mío.

Tú y yo llevamos sus reflejos. Los de la autora que nos teclea y nos piensa.

Aquí, yo soy uno de sus personajes.
Los que ella empezó a enmarcar en narrativas desde la otredad.

Tú estabas en aquello del colegio de monjas.
Yo no recuerdo ese tiempo.
No tengo interés en rememorar el olor a gasolina del serrín que se amontonaba en el hueco bajo la escalera, y que llevaba al acceso a las calderas.
Olor de carbón y goma de borrar gastada.
Lápices y libretas de espiral.
Plumas estilógráficas.
Cromos de los Telerines.

Y de Marisol.
Tebeos y juegos en la calle.

dijous, 16 de setembre de 2010

Supe nadar y guardar la ropa.

Tuve que marchar a un internado de monjas para poder estudiar.
Tendrás que hacer un esfuerzo especial para imaginarlo.
Tú nunca hubieras sobrevivido en él.
Tus tiernos años de infancia en ese colegio marcaron con desmemoria la frustración que cayó sobre ti.
A mí no me fue mal.
Agradezco que no hayas cargado tintas negras sobre ese periodo de mi vida.

Me salvó que era tierna y sumisa.

Allí vi, oí y callé.

Los mensajes hicieron mella en mí.
No en el sentido de las intenciones que ellas les ponían.

En ese mundo cerrado supe de la injusticia.
Matilde había puesto en mí la semilla que me hacía libre.

Todo el mundo creía que mis gustos por el periodismo me llevarían a un mundo amarillista.

Cuando se abren los ojos y oídos, se sabe que tras una pantalla se oculta lo que no se quiere que el mundo tenga presente.
Eso siempre ha sido así.

Supe nadar y guardar la ropa.

Me ajusté el disfraz de lo que pensaban de mí.

Un aspecto angelical y a todo decía amén, abrió las puertas de la verdad.
Cuanta corruptela.

Un nombre abría puertas.
Yo era una Cifuentes. Familia próspera.
No era una pueblerina.
Vivir en el pueblo entre la clase dominante no lo hacía de ti.
Me hiciste medrar entre esa burguesía que tanto te molesta.
Lo hiciste porque conoces mujeres que desde esa plataforma han entrado a cuestionar el sistema.

Clea Imagina en FB de Susana (16-9-10)



¿Seudónimo o heterónimo?

http://www.wordreference.com/definicion/seud%C3%B3nimo

http://enciclopedia.us.es/index.php/Seud%C3%B3nimo

http://es.wikipedia.org/wiki/Heter%C3%B3nimo

http://es.wikipedia.org/wiki/Alias

Cuando Clea tomó la palabra, ¿era heterónimo?
Empiezo a pensar que sí.

Estoy buscando un seudónimo para publicar mis textos.
Eso ha empezado a ser una necesidad.

Atendiendo a lo que de heterónimo he podido leer, ¿Susana Cifuentes, al tomar la palabra en este entorno, entra dentro?

Se puede leer:

"...autor ficticio o pseudoautor que es también personaje..."

El poeta portugués Fernando Pessoa introdujo la noción de heterónimo en teoría literaria y es el mayor y más famoso ejemplo de producción de heterónimos. Para él ellos eran otros de él mismo, personalidades independientes y autónomas que vivían fuera de su autor con una biografía propia, esto es dotados de distintos caracteres que fraguasen lo que él llamó "drama em gente".. Son, por así decirlo, una especie de alter ego u otro yo del autor.

http://es.wikipedia.org/wiki/Heter%C3%B3nimo

http://www.opticaliteraria.com.ar/la%20politica%20implica%20crueldad.html

No todo puede explicitarse.
Cuando escribí tu noche tumultuosa en la ciudad que habías dejado durante veinte años, lo hice con la libertad de estar ante ti, pero esas páginas no pueden publicarse.
Lo que es escribe, escrito queda.
Cuando pasen los años y llegué a ese tiempo al que me has llevado, es posible que leer lo que quedó escrito cobre significado, como lo ha hecho, encontrar unas líneas en uno de mis cuadernos.

Cuando niña, la gente callaba.
Hablaban a medias.
De política o sexo, nada.
Eran tabú.

Me gustaría recuperar la memoria de esos años.
Los adultos hablan delante de los niños creyendo que no les oye nadie.
Es posible que ante mí se destaparan reproches y quejas silenciadas.

Lo que mejor se recuerda son los olores.
Las escaleras de las casas olían a berza.
La verdura que se cenaba en la mayor parte de las casas.
Batir de huevos para tortillas.
Leche quemada en los cueceleches.
No había el microondas ni la leche esterilizada.
Repartidores a domicilio.
Cuentas a deber en tiendas de comestibles.
Los supers llegaron después.
Se compraba una sardina o tres. De cubo o en lata. A granel.

Te hice nacer en un pueblo. El que imaginé hubiera sido el mío, si mis padres no hubieran tenido que salir del suyo.

dimecres, 15 de setembre de 2010

Esa memoria histórica.

Una serie televisiva que encuentro entre aquellas cosas que gustaban a las personas que dejé en España.
Matilde no se perdía ningún capítulo.
Dejó constancia de ello en su diario.
Ella que pasó por esa posguerra sin dejarse el alma en ella.

http://www.rtve.es/television/amarentiemposrevueltos.shtml

Esa memoria histórica.

Clea Imagina:

No había caído en la cuenta.
Matilde tiene que construirse en este tiempo presente.


En el punto que llevo la historia, eres tú quien ha de llenar ese vacío.
No creo que pudiera reescribir lo escrito.


http://www.facebook.com/?ref=home#!/group.php?gid=16030307391&ref=mf

No estaría bien que un personaje se metiera por allí, pero te lo recomiendo.

Hubo/hay dos Españas.
¿Acaso heredamos el pasado sangriento que quiso pasarlo por alto?


Fueron las condiciones que vivieron nuestros antepasados más próximos.
Estos medios virtuales ponen a nuestro alcance lo que los supervivientes y sus herederos pueden testimoniar.




http://perso.wanadoo.es/delriocab/Letras/Mill%F3n.htm

http://www.facebook.com/?ref=home#!/pages/Plataforma-Memoria-Historica-Guerra-Civil-Espanola/219608795906?ref=mf

http://www.facebook.com/?ref=home#!/pages/Museo-de-la-II-Republica-Espanola/252979089978?ref=mf

Clea Imagina en FB de Susana (15-9-10)

http://quiereshacerelfavor.wordpress.com/2010/09/14/programa-49-%C2%BFdonde-va-un-personaje-cuando-se-acaba-su-novela/

Si la novela queda abierta a una continuidad imaginada, ¿cuantos caminos tomará el personaje?

Muchas veces, la última palabra de ella es la primera de cada uno (y cada una) de sus lectores o lectoras.

Te diré que Clea lloraba el desconsuelo de un amor imposible que creía posible, cuando empezó a estar en mí.

Tú eres fuerte.
No lloras amores perdidos.
Lloras la ausencia de Matilde.
¿Es posible que esa mujer marque en ti el sentimiento más profundo?
Un 'edipo' oculto


Te queda adentrarte en sus escritos.

Los que ella dejó y tú recogiste.
¿Recuerdas?


No sé si serás tú quien llegue a ellos o tu sobrina Sofia.
Ella sigue tus pasos.


Desde que leí EL CUARTETO DE ALEJANDRÍA, de Durrell, Clea cobró significado. Algo similar a la flor de EL PRINCIPITO.
Hablando de éste, tendría que decir LE PETIT PRINCE, por la sencilla razón de que mi primera lectura, del mismo, la hice en francés (lectura obligada en tiempos del COU.
Tú también pasaste por estudios similares.
Yo me libré del PREU (PREUNIVERSITARIO), curso que se hacía tras la REVÁLIDA DE SEXTO.


No recuerdo si para la asignatura de lengua extranjera o la de Literatura.

EL LLANO EN LLAMAS, de Juan Rulfo, una joya que leí entre esas lecturas.

CINCO HORAS CON MARIO, de Miguel Delibes.
Posteriormente, tuve la suerte de asistir a la representación teatral del monólogo, acompañada de una amiga de la que hace mucho tiempo no sé nada.


Removiendo mi memoria, sitúo a Miguel Hernandez entre esas lecturas.

http://soltarlastres.wordpress.com/about/clea-imagina-1/

Mi querida niña, espero que no te moleste que use este espacio para reconstruir mi pasado.
Al fin tú y yo no nos diferenciamos tanto.


De mí te estás alimentando.

Miro lo que has dejado sobre tus actividades en mi tiempo, el que ahora me sostiene.

Estamos en un momento difícil.
Se prepara una huelga general.


Ya sé que tú no la viviste.

Supongo que estuviste cerca de lo que afectó a la CARAVANA SOLIDARIA.
Cuando supe de eso tú ya tenías un lugar en esa parte del mundo.
Leer en el periódico aspectos de seguridad, que había pensado para ti y tus compañeros, me sorprendió.


Ahora estoy en su página http://www.caravanasolidaria.org/NOVA/index.php
Suena Imagine de Lenon.


En esa caravana iban materiales escolares que habíamos enviado desde mi escuela.

Una compañera había estado el verano pasado por esos lares.

http://www.elpais.com/articulo/espana/confirma/peor/hipotesis/elpepuesp/20091208elpepunac_4/Tes

África también aparece en mi primera novela.
La de fantasía.
Supongo que la has leído.


Ya me dirás que te parece.

Soy una bloguera, pero hasta ahora no había dejado rastros de vuestra historia.
Hoy he tomado el camino de ponerme a ello.


Tengo en los cuadernos lo que debería pasar por teclado y pantalla.
Sin embargo, he buscado dialogar contigo.


http://africaencolores.blogspot.com/2010/08/137-es-solidaria-la-caravana-solidaria.html

http://lacomunidad.elpais.com/sucesos/2010/8/30/reflexion-sobre-caravanas-solidarias

http://www.elpais.com/articulo/espana/ONG/catalana/guarda/silencio/entorpecer/liberacion/elpepiesp/20100823elpepinac_5/Tes

http://www.youtube.com/watch?v=11uOQbNEEw4&feature=player_embedded

http://www.mundo-geo.es/gente-y-cultura/congo-el-negocio-maldito-del-coltan

El 3 de noviembre posteé: http://mi-linea-de-fuga.lacoctelera.net/post/2008/11/03/el-coltan

Del 2008. Hace dos años.

dimarts, 14 de setembre de 2010

¿Cómo se maneja la amistad entre personaje y persona?

Clea Imagina:

Yo soy tu creadora.
Muchas de las cosas que quiero recordar del tiempo vivido, mías o de otras, quiero que las hagas tuyas.

Me hubiera gustado dibujarte.
Me gusta cómo quedas.
Naciste hace un par de meses.
Ahora eres mayor que yo.
Te mueves en ese futuro inmediato que vendrá tras dos décadas.
Eres la tía soltera. Como yo, pero no en la misma situación.

Tu vida tiene aventura.
Te hice periodista independiente.
Tus reportajes se pagaban bien.


¿Cómo se maneja la amistad entre personaje y persona?

Tener un perfil en FB es lo último que hubiera hecho en este tiempo.
Para mi seguridad y la de los míos, tenía que moverme con discreción.
Ahora que ha pasado este tiempo puedo permitirme este desliz.

Repasa tus notas y mira qué vida llevo en el 2010.

¿Cuesta responder cuando el personaje quiere saber?

El mundo estaba en crisis.
Si soy una periodista que se dedica a investigar en el mismo centro del huracán, ¿dónde crees que debería estar?

España con una tasa de paro del 20%, el doble que su país vecino.

Me tenías por África.

En África no debería ser visto esto bajo la misma perspectiva.

Nunca has estado en África.
Tendrás que jugar con tu imaginación y la información que pueda estar a tu alcance.

África es muy grande.
¡Delimita!

Los mundiales, pero yo no me dedicaba a ese tipo de información.
Lo mío era investigación.



Tienes que saber qué hacía en ese momento, aunque no lo explicites en ningún momento.
Si no es así, no tendré cuerpo ni alma, me perderé en las brumas de lo desdibujado y difuso.



Antonio Gala, en Más allá del jardín, lleva a su personaje, Palmira, a África.
Mi vida en ese continente es secreta.
No necesitas explicarla, pero sí saberla.

Soy la protagonista.

Los años han pasado y el mundo se ha transformado.
En todo ese tiempo viví en campos de investigación sin poder ser localizada.
Mis parientes se han ido muriendo y quedo yo para reconstruir el pasado.
El futuro está en manos de lo arbitrario.

Los personajes de novela no tienen foto de perfil. Cada lector y lectora les pone atributos orientados por lo que su autor o autora dice de ellos.
Ahora se ajusta esa imagen en parte.
No tanto porque estando en los años venideros tengo mis años.


Se dice de mí que soy igual que mi madre.
Ella murió al poco de nacer yo.

La autora no sabe si la novela ha llegado a su fin.
Está obsesionada conmigo.
Soy su alter ego.
No soy ella, no copia de lo que haya podido ser, pero se siente proyectada en mí.

Cuando empezó con nosotros, creyó equivocada que estaba escribiendo uno de sus relatos.
Yo sabía que no era así.
No me quedaría callada mirando a mi hermano con sus pantalones cortos temblando ante la perspectiva de ser pillado en falta.

Leyendo los diarios de Mercedes, mi madre adoptada (madrastra para las mentes torcidas), reconstruyo ese pasado en que tras mis ojos azules no vi nada.

Jacinta y Mercedes me acompañan.